30 de noviembre de 2008

REGRESO

Fondo musical "I will remember you still" de Aeone

Nace la tarde
al revuelo de tu sombra,
árbol seco,
y mis pasos me guían
hasta ti.
Perdida en la tiniebla
oscura de mis recuerdos
me alcanza tu olor,
campo fresco,
aquel olor a lluvia,
a tierra mojada,
que no sentía
desde mi infancia.
Y el viento
quiere acompañarme
en la indolente
lentitud
de las horas destiladas.
Por eso he regresado
a mi casa, a mi tierra,
para sentirme viva.

16 de noviembre de 2008

EL GUARDIÁN DE LOS SUEÑOS

Fondo musical "El guradià dels somnis" de Roger Subirana
Voy a convocar
a los vientos
y a las nubes
para que cubran
el amplio cielo.
Desde mi atalaya
gobernaré las tormentas
ante la presencia
salvaje
de mis enemigos,
sedientos de venganza.
Y cuando domine
a mi antojo
los elementos,
conjuraré mi cuerpo
para ofrecerme
como el nuevo
guardián de los sueños.

8 de noviembre de 2008

VOVER A LA VIDA

Fondo musical "Samba pa ti" de José Feliciano & Carlos Santana
Desde lo alto de las montañas más altas, divisando la luz de los hermosos valles frescos; oteando el horizonte hasta más allá del océano tranquilo y con el viento atravesando mi alma libre, mi pensamiento volará hasta mis amigos para envolverlos con mi gratitud y ofreciéndoles la mano hermana los atraeré hasta mi nueva atalaya para que puedan contemplar la magnificencia y el esplendor de este nuevo templo. Entonces, hinchado de orgullo y poseedor de una fuerza atronadora lanzaré mi oráculo a todos los rincones del planeta. Seguro, convencido, no tendré más remedio que volver a la vida.
Y ese regreso es la auténtica victoria.

5 de noviembre de 2008

LOS AÑOS EN EL BOSQUE

Fondo musical "The years in the forest" de Andreas Vollenweider


En lo más profundo de un frondoso bosque,
en un claro cubierto de tupida hierba fresca,
camino desclazo hasta el riachuelo
de sonoras aguas limpias y claras,
y allí, bajo las ramas cargadas de hojas
que danzan por la brisa de la noche estrellada,
un rayo de luna ilumina tu silueta
erguida, majestuosa, con el alma atenta
al espíritu de la madrugada.
Así te recuerdo cada día de mi vida,
como los años pasados en el bosque
de hojas doradas de otoño,
de hierba dulce y verde regada por el arroyo,
en que una fantástica noche sin luna,
oscura como la pena de mi recuerdo,
nos abrazamos ardiendo en deseo
y nos dimos, el uno al otro, nuestra inocencia.

Ya vuelve la fragancia de ese recuerdo,
ya viene el color vivo de tus besos,
ya me siento un espíritu completamente nuevo.


2 de noviembre de 2008

NOCTURNIDAD

Ahora que estamos tan juntos,
con los ojos cerrados,
te diré con voz susurrante
que me siento a gusto contigo,
escuchando la noche en su calma.
Me gustaría olerte
hasta que sintiera ese frío del alba
y después besarte en silencio,
besarte y abrazarte
y decirte al oído un "te quiero"
antes de dormirnos
enlazados bajo las sábanas.